Ir al contenido principal

Hipertensión: Conocimiento y alimentación


Hipertensión: Según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), la Hipertensión Arterial (HTA) es la elevación de la presión arterial (PA) por encima de 140/90 mmHg.

Por lo tanto, ¿que significa presión arterial? La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. Su presión arterial estará al nivel más elevado al latir el corazón bombeando la sangre. A ésto se le llama presión sistólica. Cuando el corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A ésto se le llama la presión diastólica.
En la lectura de la presión arterial se utilizan estos dos valores, las presiones sistólica y diastólica. Generalmente, se escriben uno arriba del otro o uno antes del otro. La lectura con valores de:
  • 120/80 o menos son normales
  • 140/90 o más indican hipertensión arterial
Es importante tener en cuenta que la hipertensión puede ser exclusivamente sistólica, situación que se da especialmente en los ancianos, y cuya presencia multiplica por dos veces y media la mortalidad cardiovascular y la cerebrovascular.


Para considerar el diagnóstico de hipertensión se debe tener en cuenta lo siguiente:
a. Tomar la tensión tras cinco minutos de reposo, con el sujeto sentado y sus brazos apoyados a la altura del corazón. No se habrá fumado ni tomado café en los treinta minutos anteriores.
b. Si la tensión arterial es elevada, se deben hacer dos o más medidas, separadas por al menos dos minutos de intervalo. Si los resultados difieren, en al menos 5mmHg (milímetros de mercurio, que es como se mide la presión arterial), se hará una tercera medición y se aceptará la media entre ellas (se suman los 3 valores que han dado, y una vez sumado, se divide por 3, y ahí tenemos la media). En los individuos hipertensos, se deben hacer posteriormente otras dos mediciones, con un intervalo entre ellas, de al menos, una semana. En los individuos con presiones claramente elevadas (sistólica igual o superior a 210 y diastólica a 120) no es precisa la comprobación.
En la siguiente tabla vemos una clasificación de la hipertensión según los valores.
Categoría
Presión sistólica (mmHg)
Presión diastólica (mmHg)
Normal
<130
<85
Normal/ Alta
130-139
85-89
Hipertensión


Estadio 1 (leve)
140-159
90-99
Estadio 2(moderada)
160-179
100-109
Estadio 3 (severa)
180-209
110-119
Estadio 4 (muy severa)
210
120


La hipertensión es habitualmente una enfermedad de casa desconocida, aunque en un 10% de los casos existe un proceso subyacente. Al primer caso se le denomina hipertensión esencial o primaria, mientras que a la que se asocia a otra enfermedad (como puede ser la obesidad) se le denomina hipertensión secundaria.

La hipertensión esencial o primaria, como ya hemos comentado, es de origen desconocido, pero hay algunos factores que se sabe que tienen más o menos influencia, como:
  • Herencia
  • Ambiente y hábitos nutricionales (consumo de sal, de alcohol, obesidad...)
  • Sensibilidad a la sal (cloruro sódico), tiene una incidencia directa sobre la volemia (volumen total de sangre circulante de un individuo).
  • Renina (enzima que produce el riñón), su secreción se regula fundamentalmente por los cambios que se producen en el volumen circulante de sangre como consecuencia de las variaciones en la ingesta dietética de sal sódica.
  • Calcio, hay una estrecha y delicada relación; trabajos epidemiologicos han demostrado la baja ingesta de calcio con el desarrollo de la hipertensión. Por otro lado, el incremento de calcio a las células, produce una mayor reactividad del músculo liso vascular, lo que produce un aumento de la resistencia vascular e hipertensión.

La hipertensión secundaria, puede deberse a distintos factores, como otras enfermedades:

  • Hipertensión nefrógena: es la hipertensión producida por una enfermedad renal, parenquimatosa o vascular.
  • Hipertensión de causa endrocrinológica: esta forma de hipertensión es infrecuente, aunque hay que sospecharla en los enfermos más jóvenes. Es debida a la existencia de una hipersecreción, generalmente tumoral, de tejido glandular, con aumento de los niveles de hormonas de efecto presor.
  • Hipertensiones secundarias debidas a otras causas: Son un conjunto de causas, generalmente infrecuentes, entre las que se incluye la coartación aórtica y el consumo de fármacos con acción presora. Entre éstos están los corticoides, algunos anticonceptivos orales y antiinflamatorios no esteroides. Merece la pena señalar la hipertensión que se produce en las personas que consumen habitualmente regaliz, producto que favorece la retención de sodio.

Recomendaciones alimentarias
En general, se recomienda una alimentación sana y equilibrada, donde las verduras y vegetales jueguen un papel protagonista en nuestra dieta. Una dieta vegetariana o básicamente vegetariana, nos ayudará más fácilmente (junto, como no, a ejercicio regular) a que nuestra presión arterial vuelva a ser la de antes.
A continuación, veremos algunos nutrientes que nos son de gran utilidad para este fin:
  • Alimentos ricos en potasio: Legumbres, frutos secos, plátanos/bananas, escarola, pescado (merluza, emperador, salmón), calabacín, cereales de trigo integral, judías verdes, patatas, setas, champiñones, alcachofas, acelgas, etc.
  • Alimentos ricos en calcio: los productos lácteos en su totalidad, pero además, existen alternativas vegetales, como la bebida de almendras, que visualmente es parecido a la leche, y contiene gran cantidad de calcio sin tener grasa animal. El brócoli o las coles, las legumbres, la avena, y los frutos secos en general, son buena fuente de calcio.
  • Alimentos ricos en vitamina C: Fresas, naranjas, mandarinas, limones, kiwis, pomelos, pimientos, aguacate, apio, higos...
  • Alimentos ricos en ácidos grasos esenciales: tienen un papel protector frente a problemas cardiovasculares, además, ayudan a regular el colesterol y facilitan el paso de la sangre (limpia las arterias, evitando que se produzcan obstrucciones). Quienes no sigan una dieta vegana, sería recomendable comer pescado azul 2 veces en semana; para quienes sigan una dieta vegana, los frutos secos y la soja, son buenas fuentes vegetales de ácidos grasos esenciales.

Recomendaciones de estilo de vida
Aunque la alimentación juega un papel importante en la hipertensión (un hipertenso leve puede volver a valores normales simplemente con una buena alimentación), no es el único factor a tener en cuenta si queremos bajar nuestros niveles de presión arterial.
  • Un factor primordial, es el peso. La recomendación mas evidente de cara a la prevención y tratamiento, es la de mantener un adecuado peso corporal, teniendo en cuenta que de un 20 a un 30% de hipertensos se asocian directamente al sobrepeso.
  • Alcohol. La mejor recomendación será la abstención en el consumo de alcohol y lo admisible en cuanto al consumo alcohólico puede ser de dos tomas al día, preferentemente de bebidas no destiladas como vino, cerveza o sidra.
  • Cafeína. Deben evitarse consumos elevados de cafeína a través del café, té y bebidas de cola, tomando en su caso, las formas comerciales descafeinadas.
  • Ejercicio físico. Son efectivos los programas que incluyen actividades como caminar, bailar, correr, nadar y montar en bicicleta, de 30 a 60 minutos al día y al menos de tres a cinco días por semana. Bien realizados, estos ejercicios pueden llegar a reducir los valores de tensión arterial en personas hipertensas hasta situar sus valores dentro de la normalidad.



Etiquetado de los alimentos
En este último apartado, vamos a ver los aditivos que contienen sal, que vienen nombrados en las etiquetas, pero que a veces pueden confundirnos porque realmente no sabemos que es.

Aditivo Alimentos que es probable que los contenga
Fosfato disódico Cereales, quesos, mantecados, bebidas embotelladas
Glutamato monosódico Productos para incrementar el sabor, carnes, condimentos, pepinillos
Alginato sódico Mantecados, batidos de chocolate
Benzoato sódico Zumos de frutas
Hidróxido de sodio Productos con coco, guisantes en lata
Propionato de sodio Panes comerciales
Sulfito de sodio Frutos secos, ensaladas, preparados de verduras para sopa
Pectinato de sodio Jarabes y recubrimientos para pasteles, mantecados, aderezo ensalada
Caseinato de sodio Mantecados y productos congelados
Bicarbonato de sodio Levadura, sopa de tomate, harina, sorbetes, confituras






Cuidemos nuestro corazón!!!Que solo tenemos uno!
[Y por cierto, hablando de que sólo tenemos un corazón..que mejor que compartirlo? Hazte donante de órganos! Regala vida http://www.donandovidas.es/   o http://oficina-virtual.ont.es/tarjeta-de-donante/solicitud-de-tarjeta/ ]  Recordar que aunque tengáis el carné de donante, siempre la última palabra la tendrá la familia]



Si tienes alguna duda, deja tu comentario! :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Agua: Fuente de vida

El agua es fundamental para el ser humano, ocupando el segundo lugar, después del oxígeno, como elemento esencial para la vida.
Es el componente más abundante del organismo, al comprender entre el 50 y el 80% del peso corporal total, variando en función de la edad, del sexo, de la masa muscular, del tejido adiposo y del estado de hidratación. El agua participa de forma directa en numerosas funciones del organismo, tales como la termorregulación, el transporte de nutrientes a las células, la eliminación de sustancias de desecho, la lubricación de las articulaciones o la regulación de los electrolitos en sangre. La consideración del agua como nutriente esencial al mismo nivel que los demás nutrientes en los tratados de nutrición y guías alimentarias es relativamente reciente. De hecho, hasta el año 2004 el agua no se incorpora a la pirámide de alimentación de la SENC* y en el 2005 a la Rueda de los alimentos de la SEDCA*. En 2001, el agua se incluye por primera vez en la guía alimentaria …

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …