Ir al contenido principal

Una buena alimentación, una bonita sonrisa

Ya sabemos que una buena alimentación es fundamental para tener una buena condición física, pero, ¿y la psíquica o mental? También los alimentos tienen una gran influencia en nuestra condición mental, en nuestro estado de ánimo.
Una alimentación desequilibrada puede producir carencias de vitaminas o minerales, y esto se manifiesta mediante apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión. Muchos de estos síntomas son también comunes en el déficit de atención en niños en edad escolar, que muchas veces viene dado por una mala alimentación y por no tener un desayuno completo antes de comenzar la jornada escolar. 
Por lo tanto, sea cual sea tu edad, siempre es recomendable tener una alimentación sana y equilibrada, para prevenir  y mejorar nuestra salud, que a nadie nos viene mal.

Aparte de una alimentación sana y equilibrada, hoy vamos a centrarnos en un neutransmisor que influye de forma directa sobre nuestro estado de ánimo. Si su nivel en sangre es alto, te otorga placer y sensación de bienestar, disminuyendo así el deseo de comer dulces, bollería industrial, o harinas refinadas (presentes en productos de bollería industrial, y dulces comerciales). En cambio, si el nivel en sangre de este neurotransmisor es bajo, comienzas a tener más deseos de comer alimentos dulces y refinados, que no convienen, casi no alimentan y solo influyen en aumentar de peso. El ejemplo más claro que puedo poner, es la típica situación de "estoy mal, voy a comerme un kilo de helado de chocolate".   Y este neurotransmisor, tan juguetón con nuestro estado anímico, se llama Serotonina. 

La mayoría de las aproximadamente 40 millones de células cerebrales son influenciadas directa o indirectamente por la serotonina. Esto incluye las células del cerebro relacionadas con el estado de ánimo, el deseo, apetito, sueño, memoria y aprendizaje, regulación de la temperatura y comportamiento social.
La serotonina también puede afectar el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular, los músculos y los diversos elementos del sistema endocrino.



Con todo esto, estaremos locos por aumentar la serotonina en nuestra dieta, ¿no?
¿Cómo lo conseguimos? Podemos aumentar la serotonina en nuestra dieta, pero de forma indirecta; a través de un aminoácido que promueve la liberación de serotonina de nuestro cerebro. 
El triptófano es un aminoácido esencial, es decir, que sólo se obtiene a través de la alimentación. Abunda en los huevos, la leche, los cereales integrales, el chocolate, la avena, los dátiles, las semillas de sésamo, los garbanzos, las pipas de girasol, las pipas de calabaza, los cacahuetes, los plátanos, la calabaza y la espirulina.
Los alimentos ricos en triptófano, son alimentos que están dentro de los alimentos proteicos, que son leche, huevos, legumbres, carne y pescado. 



Como siempre, el ejercicio físico juega también un papel muy importante en nuestro estado anímico. Hacer ejercicio físico regularmente aumenta la adrenalina y la serotonina, nos ayuda a descansar mejor,nos ayuda a mantener nuestra forma física y es el mejor mantenimiento que podemos ofrecerle a nuestro corazón. 

A lo mejor, al leer esto, pensáis que llevar una alimentación sana y hacer ejercicio regularmente, no está hecho para vosotros.
tened en cuenta que el concepto de "dieta" está mal definido. Una persona obesa que se pone "a dieta", no puede estar uno o dos meses a dieta y luego volver a su alimentación que tenia antes.
Pues vaya pérdida de tiempo, no?
"Ponerse a dieta" significa reeducar a nuestro cuerpo, reeducar nuestro estilo de vida, e integrar el ejercicio físico como parte de nuestra rutina diaria.
Te aseguro que una vez que empiezas a hacer ejercicio habitualmente, tu cuerpo sólo te irá pidiendo una alimentación mas sana, sin tantos fritos ni alimentos que solo nos aportan calorías vacías. 


Todo es ponerse! Además, ahora que por fin parece que el sol ha decidido quedarse, que los días son mas largos y la temperatura más suave, ¡no hay excusa para salir a andar todos los días! 





Comentarios

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …

La celiaquía se puede diagnosticar ya en niños sin biopsia

La celiaquía afecta a aproximadamente el 1% de la población de niños y adolescentes. En los niños afectos el consumo de gluten provoca inflamación y daño en la mucosa del intestino delgado. Este enfermedad se manifiesta sobretodo entre el primer año de edad y los cinco años. La única terapia efectiva es una dieta estricta a lo largo de toda la vida del paciente en la que se ha de evitar el consumo de gluten presente en el grano de ciertos alimentos como el trigo, la cebada y el centeno.
El estudio ha sido coordinado por el Hospital Dr. von Hauner Children’s Hospital, de Munich, y ha participado el servicio del Hopital La Fe en Valencia. Abre la puerta a una nueva forma de diagnosticar la enfermedad celíaca que evita la realización de biopsias intestinales en niñas y niños afectados por esta enfermedad. El estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista Gastroenterology ha demostrado que en más del 50% de los casos analizados la biopsia podría evitarse sin riesgo de reducir la…