Ir al contenido principal

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta.
El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor.
En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años después, se descubrieron otras dos sustancias más que ayudaban a aumentar la sensación de umami, el IMD o monofosfato de inoside y el GMP o monofosfato de guanosine, un extracto de las setas shitake.
Este condimento, que puede llegar a producir un apetito voraz (algunos estudios hablan de que podría aumentar las ganas de comer hasta un 40%)  potencia el sabor y el aroma de las comidas, dándole el gusto umami a las mismas. Es muy común en toda comida precocinada, ya sea congelada o en lata. Es por ello por lo que, cuando tomamos alimentos que lo contienen (patatassalchichas, etcétera) "nos podemos comer solo una", tal y como reza el anuncio. Es un aditivo potenciador del sabor que se esconde bajo 50 nombres diferentes, como el E-621, el MSG, el extracto de levadura, la proteína hidrolizada, el ácido glutámico y el caseinato de sodio o de calcio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Raciones de alimentos

Muchas veces nos planteamos qué comer, o que incluir en nuestro menú para que nuestra alimentación sea equilibrada. A continuación, os muestro las raciones de alimentos, ya sean diarias o semanalmente (según tipo de alimento).


Frutas: 3 - 4 raciones al día

・Verduras: 2 raciones al día, preferiblemente que una de ellas sea en crudo y la otra cocinada.

・Pan, cereales, arroz y pasta: 4 - 6 raciones al día. Tomaremos una ración, al menos, en cada ingesta, alternando entre ellos. Será la energía para nuestro organismo, por ello es muy importante tomarla en cada comida.

・Aceite de oliva: 3 - 6 raciones día, para cocinar durante el día.

・Leche, queso, yogur: 2 - 4 raciones al día. Son alimentos que tienen casi todos los nutrientes. Es importante que haya al menos un yogur al día, y que lleguemos entre todos los lácteos a los 2 vasos de leche al día, que equivalen a 2 - 4 yogures o tarrinas de queso de Burgos.

Frutos secos: 3 - 7 raciones a la semana. Tienen efecto preventivo en las enfermedade…

Pequeñas pautas para un peso saludable

Hola de nuevo!!! Espero que esteis tod@s bien!!!
Después de algunos días, vuelvo con un artículo de mantenimiento.
Primero, vamos a la frase típica de "he cogido peso, pero no sé porque":  tengo que deciros que no se sube de peso sin razón.... No hay mas trucos: Se engorda cuando se ingiere más de lo que se debe o no se quema las kcal que nos sobran. Adelgazamos cuando comemos menos (pero con cabeza, menos cantidad en el plato) o cuando quemamos mas kcal de las que ingerimos.
Eso de "no sé porque he engordado" es fácil decirlo, pero que sepáis que siempre...siempre existe una razón. Es matemática pura, no hay más.  Os pongo algunas pautas, para que las tengáis siempre presentes:

-No os saltéis nunca las comidas: aparte de tentar a tu cuerpo a que le de un atracón de hambre incontrolable, es posible que no le des todos los nutrientes que tu cuerpo necesita si te saltas el desayuno o la cena. hay que realizar mínimo 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena)…

Pautas para "No comer de más"

1. Regularidad: come en horarios fijos y no saltas ninguna comida
Desayuno, comida y cena son obligatorios. No te acuestas justo después de haber terminado de comer. Deja pasar como mínimo una hora.

2. Pequeñas cantidades y platos chiquitos
Prepara pequeñas cantidades de comida (en ningun caso más de lo que indican las recetas) y sirve la comida en platos pequeñas para que da la impresión que es mucha comida.

3. Toma tu tiempo para comer con tranquilidad y mastica bien la comida
Masticar bien no es solamente muy importante para una buena digestión, sino ayuda activamente para comer lo justo. Te sentirás antes satisfecho.

4. Solamente sigue comiendo si realmente te apetece
No comes los últimos bocados del plato si no te apetece realmente. Libérate de la creencia que es de mala educación no terminar el plato. La recomendación es levantarse de la mesa con una agradable sensación de plenitud, sin pesadez.

5. Céntrate completamente en la comida y evita tensiones a la hora de comer
A la hora de come…