Ir al contenido principal

Mitos sobre la alimentación de tus hijos que deberías desterrar

Los mitos son creencias de una cultura o de una comunidad que, a fuerza de repetirse, se convierten en ‘verdades absolutas’ –que habitualmente no tiene que ver con la realidad– y que influyen en los hábitos y costumbres de dichas culturas y/o comunidades. En el campo de la alimentación existen mitos que, como supuestas verdades, influyen de forma muy importante en diferentes y múltiples aspectos, aportando pocos beneficios e incluso siendo en ocasiones perjudiciales para nuestra salud. Mitos hay muchos, Pedro Orós, pediatra, y Joaquín Martínez, experto en prevención, nos hablan hoy sobre los más habituales y genéricos.

El mito de la ‘alimentación natural’ siempre enfrentado a lo ‘artificial’ –considerando este último aspecto como malo y perjudicial–. En este punto, y siendo absolutamente estrictos, deberíamos considerar que el único alimento ‘natural’ de verdad es la leche materna, ya que el resto de productos sufren o experimentan algún tipo de manipulación, ya sea en su elaboración, cuidado o distribución –sin que debamos considerar que ninguna de ellas sea perjudicial–, que les harían perder la propiedad de ‘naturales’.‘Alimentos buenos’ o ‘alimentos malos’, cuando por definición, «alimento es todo conjunto de sustancias que aportan nutrientes al organismo, favoreciendo su desarrollo y funcionamiento». Así, podemos deducir que no hay alimentos malos, sino usos y consumos inadecuados. Por ejemplo, nuestro ‘oro liquido’, que es el aceite de oliva, con cualidades excelentes, pero que si se consume en exceso puede perder su efecto beneficioso.El de los ‘alimentos frescos’ es otro de los mitos de uso muy extendido. Actualmente y con la tecnologías que se aplican y con los controles sanitarios que se realizan, se puede prolongar el estado de ‘frescura’ con mejores propiedades -vitaminas, minerales…- en alimentos tratados para ello que en los considerados habitualmente ‘naturales-frescos’, teniendo, además, en cuenta que pueden ser consumidos en lugares a los que, de otro modo, nunca habrían llegado.También podemos hablar de ‘alimentos simpáticos’ o alimentos que siempre han gozado de buena fama y mejor promoción. Por ejemplo, la famosa jalea real. Se ha demostrado que este maravilloso alimento para la abeja reina -que poco tiene que ver con nosotros ni anatómica ni funcionalmente-, si alguna vez llegásemos a parecernos a estos insectos, la dosis que deberíamos tomar para gozar de sus propiedades sería de unos 700 kilogramos al día para conseguir su capacidad reproductiva, que nada tiene que ver con la capacidad intelectual o acción sobre el cansancio de los niños y jóvenes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alimentos que nos ayudan a dormir mejor en las noches de calor

El exceso de calor durante la noche se convierte en un suplicio para aquellas personas a las que les cuesta conciliar el sueño por culpa de las altas temperaturas. En estos casos, la despensa (o frigorífico) puede convertirse en un gran aliado, pues algunos alimentos pueden ayudarte a descansar mejor








1. Plátanos. Su alto contenido el magnesio y potasio funcionan como relajantes musculares naturales. Contienen el aminoácido L-triptófano, una fuente excelente de serotonina y melatonina 2. Nueces. Son ricas en melatonina, lo que ayuda a regular los ciclos de sueño. También son beneficiosas para el cerebro y el corazón. 3. Cerezas. Al igual que las nueces, son ricas en melatonina. Su jugo es capaz de reducir el insomnio y aumentar la media de horas de sueño por noche. 4. Proteínas magras. El pavo es el mejor ejemplo. Su alto contenido en triptófano, un aminoácido que incrementa los niveles de serotonina, ayuda a dormir mejor. 5. Las alubias y los cacahuetes contienen altas dosis de magne…

Serotonina que nos cambia el estado de ánimo :)

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…