Ir al contenido principal

Cada 1 por ciento de personas sin acceso a comida genera el 1,9% más de migración

La inseguridad alimentaria, que 108 millones de personas en el mundo sufren de manera aguda, incita a la emigración, y cada 1 por ciento adicional de personas sin acceso a comida hace que un 1,9 por ciento más opte por la migración.
Por primera vez, la ONU ha estudiado la relación directa entre conflictos armados, inseguridad alimentaria y corrientes migratorias, en un informe encargado al Programa Mundial de Alimentos (PMA) que ha sido presentado estos días
en Ginebra.
"La inseguridad alimentaria es una causa mayor para el inicio de conflictos y para el aumento de su intensidad, y hemos establecido que por cada año adicional de guerra hay un 0,5 por ciento más de personas que se convertirán en refugiados", explicó en rueda de prensa el economista en jefe del PMA, Arif Husain.
En el mundo se desarrollan actualmente trece situaciones de crisis alimentarias graves, de las cuales diez están directamente relacionadas con conflictos: Yemen, Afganistán, Nigeria (norte y noreste), Siria, la República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Somalia, Burundi, Somalia y la República Centroafricana.
Este listado sigue el nivel de gravedad de la situación, de acuerdo al número de personas afectadas.
El caso de Somalia, sin embargo, es particular debido a que la situación que bordea la hambruna se debe a los efectos combinados de la violencia y de la sequía, con la tercera temporada agrícola abocada al fracaso.
Yemen es el otro país que está al borde de una situación de hambruna, con la mitad de su población (14 millones de personas) que requieren asistencia internacional para sobrevivir.
Los otros tres casos de crisis alimentarias, pero sin conflicto armado de por medio, son Etiopía, Malaui y Zimbabue.
Husain explicó que los conflictos obstaculizan la llegada de ayuda a los necesitados, pero la inestabilidad la provoca en general igualmente la devaluación de las monedas locales y hace que la inflación se dispare, lo que hace más difícil para la gente alimentarse por sus propios medios.
Así, por ejemplo, la moneda de Sudán del Sur se ha devaluado un 30 por ciento en el último año y la inflación es del 500 por ciento.
En Somalia con la venta de una cabra se podía comprar 114 kilos de maíz hace un año y ahora alcanza para menos de 30 kilos.
El estudio profundiza también en la relación entre inseguridad alimentaria y migración, y desmiente ideas preconcebidas en cuanto a la supuesta voluntad de los inmigrantes de países pobres de llegar a toda costa a Europa o a Estados Unidos.
La gran mayoría de inmigrantes prefieren estar lo más cerca posible de su país de origen, lo que explica que ocho de cada diez inmigrantes de países asiáticos hayan optado por quedarse en su continente y nueve de cada diez en el caso de africanos.
De por medio hay razones culturales, sociales y lingüísticas, así como la confianza de que estar más cerca de su país les permitirá regresar cuando la situación mejore.
"El 90 por ciento de los refugiados son actualmente acogidos por países de ingresos medios y bajo, y aunque escuchemos hablar mucho del Líbano, Jordania o Turquía (principales destinos de los refugiados sirios) podemos poner el caso de los refugiados sursadaneses que están en Uganda", indicó Husain.
Señaló que esa corriente migratoria ha provocado que Uganda se convierta en el país que recibe más refugiados en África.
Una de las conclusiones del informe es que las ayuda debe ir a los lugares donde hay inseguridad alimentaria o en las áreas más cercanas a donde emigra la población afectada, y que los criterios de esa ayuda deben ser los mismos en todos sitios.
"Debe haber políticas semejantes y los mismos beneficios para los refugiados en distintos lugares porque en la época de las redes sociales y de los teléfonos móviles los inmigrante toman decisiones en tiempo real", señaló el experto.
Resulta obvio -explicó- que esas víctimas de situaciones humanitarias elija como destino migratorio el lugar donde creen que las condiciones les son más favorables.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alimentos que nos ayudan a dormir mejor en las noches de calor

El exceso de calor durante la noche se convierte en un suplicio para aquellas personas a las que les cuesta conciliar el sueño por culpa de las altas temperaturas. En estos casos, la despensa (o frigorífico) puede convertirse en un gran aliado, pues algunos alimentos pueden ayudarte a descansar mejor








1. Plátanos. Su alto contenido el magnesio y potasio funcionan como relajantes musculares naturales. Contienen el aminoácido L-triptófano, una fuente excelente de serotonina y melatonina 2. Nueces. Son ricas en melatonina, lo que ayuda a regular los ciclos de sueño. También son beneficiosas para el cerebro y el corazón. 3. Cerezas. Al igual que las nueces, son ricas en melatonina. Su jugo es capaz de reducir el insomnio y aumentar la media de horas de sueño por noche. 4. Proteínas magras. El pavo es el mejor ejemplo. Su alto contenido en triptófano, un aminoácido que incrementa los niveles de serotonina, ayuda a dormir mejor. 5. Las alubias y los cacahuetes contienen altas dosis de magne…

Serotonina que nos cambia el estado de ánimo :)

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…