Ir al contenido principal

Pequeñas pautas para un peso saludable

 Hola de nuevo!!! Espero que esteis tod@s bien!!!
Después de algunos días, vuelvo con un artículo de mantenimiento.
Primero, vamos a la frase típica de "he cogido peso, pero no sé porque":  tengo que deciros que no se sube de peso sin razón.... No hay mas trucos: Se engorda cuando se ingiere más de lo que se debe o no se quema las kcal que nos sobran. Adelgazamos cuando comemos menos (pero con cabeza, menos cantidad en el plato) o cuando quemamos mas kcal de las que ingerimos.
Eso de "no sé porque he engordado" es fácil decirlo, pero que sepáis que siempre...siempre existe una razón. Es matemática pura, no hay más.  Os pongo algunas pautas, para que las tengáis siempre presentes:

-No os saltéis nunca las comidas: aparte de tentar a tu cuerpo a que le de un atracón de hambre incontrolable, es posible que no le des todos los nutrientes que tu cuerpo necesita si te saltas el desayuno o la cena. hay que realizar mínimo 4 comidas al día (desayuno, almuerzo, merienda y cena), para que nuestro cuerpo mantenga los niveles de azúcar en buen estado y no nos den bajones de azúcar y minimicemos la posibilidad de que nos den atracones. 
-No te obsesiones: Si tu locura es el chocolate, no te preocupes. El día que no puedas más (porque estés con estrés, porque lo hayas visto), tampoco te aguantes, comete una pequeña porción para quitarte el deseo.
-Escoge los alimentos integrales: "Estar a dieta" debería significar aprende a comer. Y por ello, en nuestra pequeña "escuela", queremos enseñaros que los alimentos integrales nos ayudan, puesto que nos sacian bastante más y contienen gran cantidad de fibra que beneficia a nuestro intestino y a nuestro organismo en general. 
-No te quedes sentado: Evita el sedentarismo, pues ya sabes, perfectamente, que la falta de ejercicio físico es una de las principales causas de obesidad y problemas de salud. El simple gesto de salir a andar 30 minutos al día, beneficiará a tu salud. 
-Controla las grasas: Aunque muchas veces no lo veamos, ingerimos una gran cantidad de grasas que no nos son necesarias. El aceite de oliva debe ser la estrella en nuestra cocina, pero controlando las cantidades. Una cucharada sopera por ensalada va muy bien. Eso sí, olvídate de la mantequilla para cocinar, evita el queso rallado que viene ya en paquetes (rállalo en casa), productos de bollería industrial, reduce el consumo de embutidos (que también suelen contener gran cantidad de sal).
-Elige siempre lo natural: Si vas a pedir un zumo, que sea natural y no de bote. Si te vas a comer fuera, cuida de que la guarnición de tu plato sean verduras, y no patatas fritas (que además, suelen ser congeladas); cambia los refrescos por agua o té con hielo; como picoteo, prepara unas brochetas de frutas: plátano, fresas y manzana. Ñammm!!




Vuelvo a repetir: si el chocolate no te deja ni dormir, porque "estas a dieta" y te han dicho que no comas chocolate, primero, intenta no comerlo. Que hay un día en el que no puedes más, y sabes que como no le pegues un bocado al chocolate, te va a dar un ataque de ansiedad? Pues nada, coge el chocolate!!! pero comete una porción. Quítate el deseo! Es mejor, te ayudará a llevar mejor tus cambios de hábitos! :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Agua: Fuente de vida

El agua es fundamental para el ser humano, ocupando el segundo lugar, después del oxígeno, como elemento esencial para la vida.
Es el componente más abundante del organismo, al comprender entre el 50 y el 80% del peso corporal total, variando en función de la edad, del sexo, de la masa muscular, del tejido adiposo y del estado de hidratación. El agua participa de forma directa en numerosas funciones del organismo, tales como la termorregulación, el transporte de nutrientes a las células, la eliminación de sustancias de desecho, la lubricación de las articulaciones o la regulación de los electrolitos en sangre. La consideración del agua como nutriente esencial al mismo nivel que los demás nutrientes en los tratados de nutrición y guías alimentarias es relativamente reciente. De hecho, hasta el año 2004 el agua no se incorpora a la pirámide de alimentación de la SENC* y en el 2005 a la Rueda de los alimentos de la SEDCA*. En 2001, el agua se incluye por primera vez en la guía alimentaria …

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …