Ir al contenido principal

Bizcocho de Plátano



Ingredientes:
  • 4 o 5 plátanos maduros.
  • 250 gr de azúcar (Yo le hecho 200 gr de azúcar normal, y le hecho unos 20 o 25 gr de azúcar con vainilla)
  • 2 huevos
  • 175 g de harina de repostería
  • 1 pizca de canela molida
  • 1 cucharadita de bicarbonato (de ese que tenemos en la nevera)

Elaboración:
Mezclamos todo en un bol grande (os aconsejo echar primero la harina, el azúcar  y luego los huevos y los plátanos (y la canela y el bicarbonato)), trituramos (se bate bien con la batidora) hasta que se quede una masa.

Cogemos un molde de “plum cake” (si es de silicona mejor), le ponemos papel de horno al molde (o lo untamos con mantequilla (lo justo y necesario), para que el bizcocho no se pegue! Llenamos el molde con la masa que hemos obtenido antes. Introducimos el molde en el horno (el horno no hace falta pre-calentarlo), y ponemos el horno a 160º, una hora aproximadamente. Si tenéis un palo de “pinchitos” metálico, lo vais introduciendo dentro del bizcocho cuando veáis que va cogiendo color. Cuando el palo salga limpio, está perfecto.

Adquiere un color que parece que tiene chocolate...está muy rico, y como veis, es muy sencillo!
Probarlo y me contáis! :)



PD: La foto del bizcocho no es mía  pero se me olvidó hacerle la foto al bizcocho cuando lo hice!! Así que, cuando vuelva a hacerlo, subiré la foto! Aunque se queda bastante parecido.
Si probáis a hacer el bizcocho, subir las fotos y comentadme que os ha parecido! :)

PD2: Las cantidades que he dado, son para un molde "Plum Cake" (exactamente igual al de la foto)



Comentarios

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Agua: Fuente de vida

El agua es fundamental para el ser humano, ocupando el segundo lugar, después del oxígeno, como elemento esencial para la vida.
Es el componente más abundante del organismo, al comprender entre el 50 y el 80% del peso corporal total, variando en función de la edad, del sexo, de la masa muscular, del tejido adiposo y del estado de hidratación. El agua participa de forma directa en numerosas funciones del organismo, tales como la termorregulación, el transporte de nutrientes a las células, la eliminación de sustancias de desecho, la lubricación de las articulaciones o la regulación de los electrolitos en sangre. La consideración del agua como nutriente esencial al mismo nivel que los demás nutrientes en los tratados de nutrición y guías alimentarias es relativamente reciente. De hecho, hasta el año 2004 el agua no se incorpora a la pirámide de alimentación de la SENC* y en el 2005 a la Rueda de los alimentos de la SEDCA*. En 2001, el agua se incluye por primera vez en la guía alimentaria …

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …