Ir al contenido principal

TCA: Trastornos de la Conducta Alimentaria


Los Trastornos de la Conducta Alimentaria son enfermedades psiquiátricas provocadas por la obsesión y preocupación excesiva y desmedida por el peso corporal y por el aspecto físico y que producen en quienes las padecen graves problemas de salud que pueden, incluso provocar la muerte de los pacientes.
La comida y la imagen controlan al enfermo (que tiene una imagen distorsionada de la realidad).
El tratamiento de todos los TCA es largo y difícil, necesitando un equipo multidisciplinar para hacerlo, por lo que en todos los casos lo mejor es la información adecuada y la prevención.
Bueno, una vez explicado que son los TCA, vamos a ampliar los distintos trastornos. Empezamos por los más comunes:
    Anorexia nerviosa:
    La AN se caracteriza por un miedo exagerado a engordar y por una distorsión de la imagen corporal que hace que las personas que la padecen se vean y sientan gordas cuando no lo están. Se niegan a mantener su peso dentro de los límites de la normalidad, por lo que se imponen dietas restrictivas y adelgazan. La valoración que hacen de sí mismas viene determinada por la opinión sobre su cuerpo y su figura. El perfeccionismo y la baja autoestima son comunes. No suelen buscar ayuda y, mientras pueden, esconden la sintomatología.
Sintomatología:
  • Rápida pérdida de peso a lo largo de varias semanas o meses
  • Continuar haciendo dieta a pesar de estar delgado o con el peso muy bajo
  • Tener un interés inusual en la comida, las calorías, la nutrición o en cocinar
  • Temor intenso a subir de peso
  • Extraños hábitos o rutinas alimenticias, como por ejemplo, comer en secreto
  • Sentirse gordo incluso cuando se tiene bajo peso
  • Inhabilidad de calcular realísticamente el peso de su propio cuerpo
  • Esforzarse por lograr la perfección y ser muy autocrítico
  • Excesiva influencia del peso y forma del cuerpo en el autoestima de la persona
  • Depresión, ansiedad o irritabilidad
  • En las mujeres, períodos menstruales infrecuentes o irregulares
  • Usos de laxantes, diuréticos o píldoras para dieta
  • Enfermedades frecuentes
  • Usar ropa suelta para esconder la pérdida de peso
  • Hacer ejercicios compulsivamente
  • Sentir que uno no vale la pena o sentirse sin esperanzas
  • Retiramiento social
  • Los síntomas físicos que se desarrollan a lo largo del tiempo, incluyen: poca tolerancia al clima frío, cabello y uñas quebradizas, piel seca o amarillenta, anemia, estreñimiento, articulaciones hinchadas y un crecimiento de nuevo pelo fino sobre el cuerpo

-Bulimia:
Es una enfermedad por la cual la persona come en exceso o tiene episodios regulares de ingestión excesiva de alimento y siente una pérdida de control. La persona utiliza luego diversos métodos, tales como vomitar o consumir laxantes en exceso, para evitar el aumento de peso.
Muchas personas con bulimia, aunque no todas, también sufren de anorexia nerviosa.
Muchas más mujeres que hombres padecen de bulimia y el trastorno es más común en niñas adolescentes y mujeres jóvenes. La persona afectada generalmente es consciente de que su patrón de alimentación es anormal y puede experimentar miedo o culpa con los episodios de ingestión excesiva de alimento y purgas.
Se desconoce la causa exacta de la bulimia, pero los factores genéticos, psicológicos, traumáticos, familiares, sociales o culturales pueden jugar un papel. La bulimia probablemente se debe a más de un factor.

Sintomatología
  • Preocupación excesiva por el propio peso.
  • Comer descontroladamente, o atiborrarse en periodos cortos de tiempo.
  • Sensación de no poder parar de comer.
  • Hacer dietas muy rigurosas, o ayunos para compensar los atracones.
  • Provocarse el vómito.
  • Aspecto aparentemente saludable, lo que dificulta detectar la enfermedad.
  • Ir a menudo al WC después de las comidas.
  • Pesarse con frecuencia.
  • Nerviosismo a las horas de las comidas.
  • Desaparición de comida de la cocina.
  • Mostrar un interés exagerado por la publicidad sobre dietas y productos para adelgazar.
  • Cambios de humor fácilmente reconocibles.
  • Cambios de carácter: depresión, sentimiento de culpa, tristeza, sensación de descontrol.
  • Observaciones frecuentes sobre la alimentación, el peso la talla y el aspecto físico.
  • Preocupación excesiva ante comentarios sobre su aspecto físico.
  • Aislamiento progresivo del entorno social como familiares, amigos/as, compañeros/as, etc.
  • Evitar lugares públicos donde haya comida.
  • Irritaciones crónicas de la garganta y/o problemas con la dentadura provocadas por la autoinducción repetida de vómitos.
  • Dolor muscular y fatiga.
  • Pequeñas roturas vasculares bajo los ojos.
  • Inflamación de las parótidas, provocada por los vómitos.
  • En el caso de chicas, irregularidades de la menstruación.
  • Negación a mantener un peso igual o superior al valor mínimo que corresponde a su edad y su estatura.


Vigorexia:
La vigorexia es un trastorno mental en el que la persona se obsesiona por su estado físico hasta niveles patológicos. Estas personas tienen una visión distorsionada de ellos mismos y se ven débiles y enclenques. Por este motivo, el trastorno incide directamente sobre su conducta alimentaria y sus hábitos de vida, y se caracteriza por realizar una actividad física extrema, abandonando las relaciones sociales y descuidando otros aspectos de su vida, para dedicar todo su tiempo a entrenar.
La adicción al ejercicio se acompaña de una ingesta exagerada de proteínas y carbohidratos y el consumo abusivo de sustancias como esteroides anabólicos, con el fin de aumentar la masa muscular y conseguir un cuerpo musculoso. Este trastorno también se conoce comocomplejo de Adonisanorexia invertida o dismorfia muscular.
Sintomatología
  • Tendencia a la automedicación.
  • Siguen dietas altas en proteínas y carbohidratos y bajas en grasas, que suelen incluir productos anabólicos y esteroides.
  • Padecen una distorsión de la imagen corporal, y suelen mirarse continuamente al espejo y verse débiles.
  • Se pesan continuamente.
  • Están obsesionados con el culto al cuerpo.
  • Todos los días, dedican su tiempo libre a un entrenamiento exhaustivo.
  • Se aíslan socialmente
  • Presentan un cuerpo desproporcionado.











Ortorexia:
La ortorexia nerviosa, tal y como originariamente se definió, indica una obsesión enfermiza con el consumo de alimentos saludables.
Pero esto suena un poco raro, ¿no? Alimentos que considero saludables, ¿pueden hacerme daño? La aparente contradicción ha llevado a una gran cantidad críticas del concepto. Pero el énfasis está en ser una “obsesión enfermiza”. Uno puede tener una obsesión enfermiza con algo que es sano para los demás. Piense en la adicción al ejercicio (como ya hemos visto antes, vigorexia) o la adicción al trabajo.
Los medios de comunicación constantemente se informa sobre los nuevos descubrimientos acerca de los alimentos potencialmente peligrosos, como una relación entre las grasas trans y ataque al corazón. La obesidad se ha convertido en una pandemia, estimulando así un sinnúmero de dietas de moda que a menudo se dan consejos saludables, como cortar grupos enteros de alimentos. La gente está bombardeada con información sobre la elección de alimentos y de los anunciantes suelen utilizar tácticas de miedo para promover sus productos, al igual que la promesa de prevenir el cáncer por comer su cereal (lo que implica que los otros cereales que causan cáncer).
Sintomatología
  • Alta preocupación por la “alimentación sana”.
  • Obsesión por el etiquetado.
  • Muchas horas comprando para intentar comprar lo mas “sano”.



Pica:
Este trastorno alimenticio puede darse en niños normales, entre uno y seis años de edad o en embarazadas durante el primer y segundo trimestre de gestación, donde la persona se habitúa a ingerir o lamer objetos o sustancias no comestibles, como tierra, barro, yeso, pintura, insectos, arena, tiza, jabón, pasta de dientes, entre otros.
Los niños autistas o con problemas mentales pueden adquirir este hábito.
Hay casos en los que este trastorno es conductual, sin embargo, en otros se muestra un déficit en ciertas vitaminas, minerales o trastorno en el metabolismo. La conducta de pica suele desembocar en complicaciones secundarias: envenenamientos por plomo, parasitosis, obstrucciones intestinales, infecciones...

Sintomatología:
Sólo existe un síntoma propia de la pica: antojos persistentes de comer elementos o substancias no alimenticias. Si estuviera experimentando pica podría descubrir que tiene antojos de comer:
  • Polvo o suciedad.
  • Arcilla.
  • Detergente para lavar la ropa.
  • Jabón.
  • Pelo.
  • Hielo.
  • Colillas de cigarrillo.


Megarexia:
Si las personas que padecen anorexia se miran al espejo y se ven obesas, aunque se les marquen los huesos bajo la piel y sufran una delgadez límite, a los megaréxicos les ocurre exactamente lo contrario, no son capaces de percibir su exceso de peso, encuentran su físico agradable, y no sólo no se preocupan por la línea, sino que se atiborran de comida poco saludable, como dulces y grasas. Son obesos malnutridos, que cada vez comen más y peor.
La megarexia es un trastorno alimentario, menos conocido que la anorexia, la bulimia o la ortorexia, pero no por ello menos grave. Además, teniendo en cuenta que laobesidad es un fenómeno en aumento, que afecta ya a más de 500 millones de personas en todo el mundo, es posible que muchos individuos con sobrepeso sean megaréxicos no diagnosticados, que terminarán siendo obesos si no toman conciencia de su problema y rectifican su estilo de vida a tiempo.
El nutricionista español Jaime Brugos fue quien dio el nombre de megarexia a un desorden del comportamiento alimentario, que consiste en ser obeso sin querer verlo ni admitirlo. Se trata, en realidad, de una distorsión en la percepción de su propia imagen corporal y, por lo tanto, es un problema de origen psicológico que tiene como consecuencia el aumento de peso y lamalnutrición en aquellos que lo padecen.

Sintomatologia
  • Son personas que cuando se miran al espejo no perciben la obesidad, al contrario se ven así mismos como personas sanas y delgadas, y no son capaces de valorar el alcance de su problema.
  • Llevan hábitos de vida insaludables.
  • Son grandes consumidores de comida basura que contienen muchas "calorías vacías", lo que conlleva a medio plazo al padecimiento de síntomas de desnutrición debido a la carencia de nutrientes esenciales, tales como vitaminas, minerales y aminoácidos, y provocar diversas condiciones patológicas secundarias como la anemia. Este déficit de nutrientes altera la bioquímica del cerebro, al igual que ocurre en la anorexia, por lo que la megarexia puede convertirse en una grave enfermedad.

Por lo general los megaréxicos son inconscientes de su enfermedad. Evitan fotografiarse a sí mismos e ir de compras a tiendas de ropas para seguir negando la realidad. Esta dinámica de autonegación puede resultar en conductas hostiles hacia ellos mismos y los demás.


Comentarios

  1. me he qquedado de piedra...., no sabia siquiera, que esta enfermedad existia.

    Muy buena información

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es impactante, y más sabiendo que cada vez crecen más estos tipos de trastornos, la sociedad hace mucha presión.
      Muchas gracias! :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu opinión, es muy útil para mi

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Agua: Fuente de vida

El agua es fundamental para el ser humano, ocupando el segundo lugar, después del oxígeno, como elemento esencial para la vida.
Es el componente más abundante del organismo, al comprender entre el 50 y el 80% del peso corporal total, variando en función de la edad, del sexo, de la masa muscular, del tejido adiposo y del estado de hidratación. El agua participa de forma directa en numerosas funciones del organismo, tales como la termorregulación, el transporte de nutrientes a las células, la eliminación de sustancias de desecho, la lubricación de las articulaciones o la regulación de los electrolitos en sangre. La consideración del agua como nutriente esencial al mismo nivel que los demás nutrientes en los tratados de nutrición y guías alimentarias es relativamente reciente. De hecho, hasta el año 2004 el agua no se incorpora a la pirámide de alimentación de la SENC* y en el 2005 a la Rueda de los alimentos de la SEDCA*. En 2001, el agua se incluye por primera vez en la guía alimentaria …

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …