Ir al contenido principal

Alimentación Macrobiótica


La alimentación macrobiótica nace de la medicina china y el budismo zen: La salud es sinónimo del equilibrio entre el Yin y el Yan.

Quienes siguen este tipo de alimentación, afirman que para combatir cualquier enfermedad, lo principal es la alimentación, que nutre cuerpo y mente. Ven una tontería recurrir a algún tipo de medicina cuando no se dejan de consumir “venenos” como azucares refinados, grasas saturadas, sal, alcohol... este tipo de alimentación tiene 10 etapas hasta la la alimentación exclusivamente con cereales.


Alimentos considerados Yin-Alimentos con energía debilitante:
azúcar, miel, bebidas alcohólicas, frutas tropicales como el plátano, mango, kiwi, papaya, piña, sandía, ciruela, verduras como las papas, berenjena, tomate, ajo y remolacha, lácteos, pan blanco, embutidos, carne, huevos, almejas, vitamina C, especias, alimentos procesados, conservas, colorantes o ingredientes químicos.

Alimentos consideraos Yan -Alimentos con energía tonificante:
cereales (trigo, centeno, maíz, cebada, mijo, avena), legumbres, algas marinas, ocasionalmente pescado, vitaminas A, B6, D, E y K, y vegetales cultivados sin pesticidas, en huertos caseros, lo cual ha encontrado gran aceptación entre los rivales de la industria alimentaria. Es muy importante preparar los alimentos al vapor y se debe cocinar con sal marina no yodada.


Características de la alimentación macrobiótica
  • Los alimentos que rigen esta dieta son los cereales integrales, preferentemente arroz, cebada, maíz, trigo, avena y centeno, seguidos por las verduras, las legumbres (preferentemente soja), así como frutos secos y porciones pequeñas de pescado blanco.
  • Los únicos alimentos que deben consumirse son los provenientes de cultivos ecológicos, las verduras deben haber sido cosechadas de granja.
  • Se excluyen alimentos naturales que hayan sido cultivados con productos químicos o pesticidas.
  • En lo posible se recomienda consumir las frutas y verduras frescas y crudas y en caso de cocinarlas, hacerlo utilizando aceites vegetales, al vapor y condimentar sólo con sal marina.
  • Consumir los alimentos de la región, y de temporada.
  • Se excluyen las carnes, los embutidos, el café, las bebidas alcohólicas, las grasas animales, los huevos y los lácteos (se sustituye la leche de vaca por leche de soja)
  • Se excluye el consumo de alimentos procesados, con especias, conservantes, aditivos y/o colorantes
  • En lo posible se deben evitar los fritos y las grasas
  • Se comen solo los huevos fertilizados, y uno cada diez días.
  • Están permitidos los té de hierbas provenientes de Japón o China. Nunca café.
  • Masticar muy bien cada alimento antes de tragarlo (al menos unas 50 veces)
  • Los alimentos deben comerse en pequeñas porciones
  • Se limita el consumo de líquidos, la base líquida es el agua y se excluye el consumo de gaseosas, bebidas azucaradas o procesadas químicamente. Además, los líquidos solo se pueden beber después de las comidas, pero nunca durante. También se debe beber a sorbos. 

    Aquí tenemos la pirámide de la alimentación Macrobiótica. 




Conclusión:
Para los seguidores de este tipo de alimentación, no es solo una dieta, es un estilo de vida. Es una forma de entender la vida. Tenemos en cuenta que todo esto, a nosotros, más de dieta mediterránea, puede sonarnos un poco raro. La alimentación entra dentro de la cultura de cada país.
Este tipo de alimentación es muy desequilibrada: es (finalmente) una dieta casi exclusivamente cerealista; muy baja en proteínas (que puede provocar déficit de aminoácidos), carencia de hierro, vitaminas A, D, B12, caroteno, vitamina C.
Tiene también un bajo contenido en calcio y hierro, dificultada la absorción por la presencia de ácido fítico en las envueltas de los granos de cereales.
Por otro lado, la reducción del agua de bebida para todas las dietas constituye un peligro que se manifiesta por deshidratación e insuficiencia renal.


Mi pequeña opinión:
Nuestro cuerpo puede sufrir alteraciones si empezamos con este tipo de dieta “del tirón”. Si te decides a empezar este tipo de alimentación (yo siempre recomiendo una dieta mediterránea equilibrada, pero para gustos colores), habla con profesionales (me incluyo), y hazte revisiones médicas para descartar anemias y déficit de vitaminas.


¡¡¡La salud es vida!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Agua: Fuente de vida

El agua es fundamental para el ser humano, ocupando el segundo lugar, después del oxígeno, como elemento esencial para la vida.
Es el componente más abundante del organismo, al comprender entre el 50 y el 80% del peso corporal total, variando en función de la edad, del sexo, de la masa muscular, del tejido adiposo y del estado de hidratación. El agua participa de forma directa en numerosas funciones del organismo, tales como la termorregulación, el transporte de nutrientes a las células, la eliminación de sustancias de desecho, la lubricación de las articulaciones o la regulación de los electrolitos en sangre. La consideración del agua como nutriente esencial al mismo nivel que los demás nutrientes en los tratados de nutrición y guías alimentarias es relativamente reciente. De hecho, hasta el año 2004 el agua no se incorpora a la pirámide de alimentación de la SENC* y en el 2005 a la Rueda de los alimentos de la SEDCA*. En 2001, el agua se incluye por primera vez en la guía alimentaria …

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …