Ir al contenido principal

¡ Vayámonos de ruta!




1-. Planificando la ruta.
    Para poder disfrutar bien de la naturaleza es importante tener una forma física aceptable. La semana antes de la marcha es bueno hacer algo de ejercicio para empezar a tonificar la musculatura y evitar que ésta se quede agarrotada ante la primera adversidad. Es aconsejable estirar bien los músculos antes de salir y al regresar.      
 Evitaremos posibles lesiones y tendremos menos agujetas cuando regresemos.

  Primero hay que estudiar la ruta: Si es sencilla, tampoco hay que seguir ninguna alimentación especial; simplemente una buena alimentacion, y una buena hidratación.
Cuando nuestro objetivo ya es una ruta un poco más exigente, es bueno que nuestros músculos vayan llenos de reservas. Para ello, los tres días antes de la ruta, se debe hacer especial hincapié en alimentos ricos en hidratos, con índice glucémico bajo o medio (fruta, ensaladas, legumbres, cereales integrales, pasta).

 Y por supuesto la hidratación debe ser máxima: al menos dos litros entre agua y zumos cada día.

 Si la alimentación es completa, no es necesario tomar suplementos multivitamínicos. 






2-. Nos ponemos en marcha!
     Para empezar, el desayuno del día de la ruta tiene que ser nutritivo, en el que predominen los hidratos de carbono: Una taza de leche con cereales integrales, un zumo de naranja y pan con aceite (Esto también depende del tiempo que disponemos entre el desayuno y el comienzo de la ruta; si hay poco tiempo, el desayuno debe ser mas ligero).
Una vez que comenzemos la ruta, es importante mantener el curpo bien hidratado. Para ello, beberemos agua o bebidas isotónicas cada 15-20 minutos, sin tener sed; ya que la sed, es el primer sintoma de deshidratación.
Aunque nuestro desayuno haya sido fuerte y abundante, hay que ir reponiendo los hidratos de carbono que vamos perdiendo con la ruta. Lo ideal es ir haciendo pequeños “picoteos” si no hay una parada programada, cada hora y media o dos horas: frutos secos(mejor ciruelas secas, pasas o higos, que cacahuetes, almendras, etc; aunque su composición es muy buena, su alto contenido en grasa no los hace adecuado para todas las personas), barritas energéticas, chocolate, plátanos, naranjas, galletas...

    Si en cambio, hay programada una parada para hacer una comida, aparte de alguna fruta o alguna barrita energética, podemos llevarnos un bocadillo (tortilla, atún, jamón york y queso...a gusto), ya que el pan está compuesto por hidratos de carbono. 



    Es importante mantener siempre una correcta hidratación, por lo que no hay que esperar a tener la sensación de sed. Lo idóneo es ir bebiendo agua cada veinte minutos y así evitar la deshidratación. Podemos llevarnos agua, bebidas isotónicas o zumos. No es conveniente llevar bebidas alcohólicas, pes dificultan la hidratación y favorecen la eliminación de electrolitos por la orina.

   En ausencia de ejercicio físico perdemos al día entre 2 y 3 litros de líquido de nuestro organismo (sudor, orina, respiración). Al realizar ejercicio, la pérdida de líquido y, por tanto, la necesidad de su reposición, aumenta considerablemente. Se estima que si se pierde un 2% del peso en líquido (para una persona de 70 Kg, esto son 1.4 litros), el rendimiento deportivo disminuye un 20%. Además, si se pierden líquidos y no se reponen, el mecanismo de termoregulación del sudor queda limitado, por lo que la temperatura corporal puede subir fácilmente.

   Cuando se hace ejercicio físico hay que beber líquidos antes, durante y después del mismo. El consumo de líquidos al realizar actividad física siempre tiene efectos positivos, sea cual sea su temperatura, aunque las bebidas frías, además de ser más apetecibles, se absorben más rápidamente. 

  Las bebidas deportivas (isotónicas) tienen concentraciones de glucosa y sales (electrolitos) semejantes a las de nuestro cuerpo, por lo que se absorben rápidamente, además del aporte de agua. Esta rehidratación y reposición de minerales ayuda a prevenir la aparición de fatiga temprana.


  Por lo tanto, es importante que nunca se nos olvide nuestra cantimplora o botella, ya sea con agua, zumos o bebidas isotónicas.
  No hay que beber nunca de ríos o lagunas. Aunque veamos el agua limpia, nunca sabemos que hay más arriba.  








3-. Por fin llegamos!


Antes de abandonar por completo el espacio donde se ha desarrollado nuestra actividad, es fundamental que hagamos un estiramiento, para enfriar los músculos.
Y es esa sensación, entre bienestar y quemazón muscular, la que tenemos cuando soltamos nuestra mochila y estamos preparados para darnos una buena ducha tonificante y relajante.
Una vez que estamos descansados, limpios y relajados, seguro que nos entra un hambre voraz.
Es aconsejable tomar algo ligero y equilibrado, como una ensalada de pasta, un sándwich mixto, etc. Si lo acompañamos de un zumo, bebidas isotónicas o similar, repondremos los minerales perdidos en el día.
Después de cenar, nuestra sensación de bienestar se multiplicará por mil, y esa noche, seguro que duermes genial!






Hoy empieza la primavera, y llega el buen tiempo.

¡ Apúntate a los buenos hábitos de vida saludable!
¡La salud es vida!




Comentarios

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Agua: Fuente de vida

El agua es fundamental para el ser humano, ocupando el segundo lugar, después del oxígeno, como elemento esencial para la vida.
Es el componente más abundante del organismo, al comprender entre el 50 y el 80% del peso corporal total, variando en función de la edad, del sexo, de la masa muscular, del tejido adiposo y del estado de hidratación. El agua participa de forma directa en numerosas funciones del organismo, tales como la termorregulación, el transporte de nutrientes a las células, la eliminación de sustancias de desecho, la lubricación de las articulaciones o la regulación de los electrolitos en sangre. La consideración del agua como nutriente esencial al mismo nivel que los demás nutrientes en los tratados de nutrición y guías alimentarias es relativamente reciente. De hecho, hasta el año 2004 el agua no se incorpora a la pirámide de alimentación de la SENC* y en el 2005 a la Rueda de los alimentos de la SEDCA*. En 2001, el agua se incluye por primera vez en la guía alimentaria …

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …