Ir al contenido principal

Aspectos socioculturales de la Alimentación

Pensemos en comida en diferentes países. Cambia mucho de un país a otro, ¿no?
Lo que una sociedad considera como normal o inclusive muy deseable, otra lo puede considerar como repulsivo o inaceptable[Las langostas, los cangrejos y los camarones se consideran alimentos valiosos y delicados por muchas personas en Europa y América del Norte, pero son repulsivos para otras tantas en África y en Asia, sobre todo para quienes viven lejos del mar. Los franceses comen carne de caballo y los ingleses generalmente no. Muchas personas se deleitan con carne de monos, serpientes, perros y ratas o comen ciertos tipos de insectos, muchas otras encuentran que estos alimentos son muy desagradables. La religión puede tener una importante función en prohibir el consumo de ciertos platos. Por ejemplo, ni los musulmanes ni los judíos consumen cerdo, mientras los hindúes no comen carne y con frecuencia son vegetarianos].





Factores culturales de los alimentos y del acto de comer.
La alimentación es un hecho que trasciende la biología para entrar de lleno en la cultura, prueba de ello son los argumentos siguientes: 

Existen preferencias y aversiones muy diferentes de unas culturas a otras en relación con unas mismas fuentes de proteínas (por ejemplo: insectos, ranas, caracoles, cerdo, vaca, etc.) que van más allá de los condicionamientos biológicos y que nos remiten a diferentes estrategias particulares de adaptación al medio. -  En todas las culturas conocidas, las prohibiciones alimentarias parecen mucho más importantes cuando se trata de productos animales que cuando se trata de productos vegetales.  Los animales tienen atributos morfológicos que los aproximan mucho más a los seres humanos.  Y cuanto más se aproximan, tanto más son objeto de prohibiciones y aversiones, pues, a diferencia de la savia de los vegetales, la sangre de los animales remite a la imagen de la vida humana.


-  Muy frecuentemente, la carne es el alimento más demandado.  La valoración de la carne en numerosas culturas e innumerables épocas es una constante, hasta el punto de que los historiadores han medido la prosperidad de un período y/o de una categoría social por el aumento del consumo per cápita de carne.  



Se puede afirmar que la cocina, o mejor dicho las cocinas, reflejan las sociedades


La aplicación rigurosa de las reglas alimentarias ha sido, a lo largo del tiempo, una protección contra la aculturación y la pérdida de identidad ante el contacto cultural con otros grupos y es muy lógico que los colectivos de inmigrantes no quieran abandonar ciertas prácticas, sino, por el contrario, crear en sus sociedades de destino los espacios adecuados para satisfacer las demandas de productos axiales en su alimentación de origen y sus peculiaridades alimentarias. Se ha podido comprobar, en efecto, que, en ciertas situaciones de minorías culturales, algunos trazos culinarios persisten aunque otros se hayan olvidado. Así, el estilo alimentario parece, aunque acostumbra a registrar cambios de diferente tipo, más fuerte y más duradero que otras características culturales que son, no obstante, también básicas, como las prácticas religiosas, el uso de la lengua materna o los vestidos. En caso de asimilación total, las prácticas alimentarias serían las últimas en desaparecer. Incluso, sucede que adquieren un lugar muy importante para marcar las diferencias con la sociedad de destino, dado que sus portadores le confieren una significación considerable.



El momento de la comida es una situación importante que suma, al valor motivacional de la alimentación, la motivación por la pertenencia social. El hecho de proporcionar alimentos a los miembros de la familia o el grupo de amigos se considera un acto de estrechamiento de los lazos sociales. El simple hecho de comer con la familia hace de ese momento un momento lleno de sensaciones positivas que rodean al acto de comer. 
Siempre se ha dicho que comer solo es muy triste, y es cierto, ya que tenemos la comida más como hecho social que una necesidad de nutrirnos. 
Preparar un plato especial y compartirlo en momentos especiales (celebración de bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños, aniversarios, etc.) conforman un rito social que incrementa la identidad del grupo 

¿Que es lo que más os llama la atención con respecto a la alimentación de otras culturas o países?



(Contreras et al., 2011) (FAO, OMS)



Comentarios

  1. Una entrada muy interesante, sobre todo en lo referente a la identidad cultural de la comida, en todo tipo de sociedades. Piensas que es algo innato? Para cada uno, la mejor comida es la de su madre, con la que se ha criado. Crees que ese lazo subconsciente tiene algo que ver con la identificacion gastrocultural?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macko! Primero, gracias por tu visita y por comentar! :) Igual no es algo innato, pero algo con lo que se crece. Como bien dices, cada uno piensa que la comida de su madre o de sus abuelas es la mejor, porque ha crecido comiendo eso, asociará momentos familiares con esas comidas, con esos olores... Y será algo subconsciente, si.
      Aún así, dentro de un marco físico, las personas de Andalucía, mas o menos, comemos todas iguales. Y tampoco hay mucha diferencia con respecto lo que se come en Andalucía, que lo que se come en Galicia, en Madrid o Extremadura. está claro que en cada sitio es más típico una cosa (por ejemplo las fabes en Galicia, y en Andalucía se tira más para el puchero), pero a groso modo, las comidas cambian con el tipo de religión (este cambio es muy visible), que tiene una gran influencia en la cultura de cada país. :)

      Eliminar
  2. A mí me costó mucho, cambiar la dieta al principio. No estaba acostumbrada a comer pescado, muchas verduras o el estilo de como se prepara me resultó muy raro. Aún me cuesta comer cosas "con ojos" (chipirones etc). Y mi familia ní toca al pescado etc. cuando vienen a visitarme. Es tambien porque en un país donde no hay mar y no es tan común comer mariscos etc., resulta algo raro, como ya dices arriba.
    Aunque tengo que decir que he encontrado muchos nuevos platos favoritos tambien. Yo creo que es una cuestion de atreverse y abrirse a cosas nuevas (como con todo en la vida), entonces se puede disfrutar mucho más.

    ResponderEliminar
  3. Pues si, he sido observadora en tu cambio de dieta :P
    Lo del pescado, pues es como dices, vienes de una zona donde no hay mar, y aquí, estamos rodeados de agua! Es una cultura gastronómica distinta; ni mejor ni peor, simplemente distinta.
    Yo también he descubierto la raclette gracias a ti, y varias cosillas mas, pero no sabría decirte como se llaman.. jajaja
    Hay un mundo entero para comérselo! :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu opinión, es muy útil para mi

Entradas populares de este blog

La receta de la semana: Champiñones asados

Bueno, ya es viernes!!! Y como viernes que es, hoy toca, la receta de la semana.
Hoy nos decantamos por una guarnición diferente, un acompañamiento sutil.
Y empezamos.

Ingredientes:
- 500 g de champiñones
-150 g de jamón serrano (puede ser el que ya viene picado)
- 4 dientes de ajo (son 4 dientes para 4 personas...si os gusta más el ajo, le echáis más, y si no os gusta, o le echáis menos, o en vez de ajo podéis echarle cebolla picadita o puerro)
- Un manojo de perejil (el fresco le da mejor sabor, pero no pasa nada, se puede utilizar el seco)
- Queso (opcional)
- Aceite de oliva.


Elaboración:
Se limpian los champiñones y les quitamos el tronco (dejamos solo la cabeza del champiñón)

Hacemos una farsa (relleno) juntando el jamón, el ajo y el perejil, todo bien picado.  Rellenamos los champiñones con lo anterior. Podemos terminar los champiñones, poniéndoles un poco de queso por encima, para que se derrita...umhhh, delicioso! También se pueden adornar con un poco de perejil por encima, p…

Agua: Fuente de vida

El agua es fundamental para el ser humano, ocupando el segundo lugar, después del oxígeno, como elemento esencial para la vida.
Es el componente más abundante del organismo, al comprender entre el 50 y el 80% del peso corporal total, variando en función de la edad, del sexo, de la masa muscular, del tejido adiposo y del estado de hidratación. El agua participa de forma directa en numerosas funciones del organismo, tales como la termorregulación, el transporte de nutrientes a las células, la eliminación de sustancias de desecho, la lubricación de las articulaciones o la regulación de los electrolitos en sangre. La consideración del agua como nutriente esencial al mismo nivel que los demás nutrientes en los tratados de nutrición y guías alimentarias es relativamente reciente. De hecho, hasta el año 2004 el agua no se incorpora a la pirámide de alimentación de la SENC* y en el 2005 a la Rueda de los alimentos de la SEDCA*. En 2001, el agua se incluye por primera vez en la guía alimentaria …

Sabor Umami

Dulce, salado, amargo y ácido. Tradicionalmente se han reconocido solo cuatro sabores primarios. Esta pequeña lista se amplió hace siete años con el umami, un gusto sabroso sin llegar a ser salado que se asocia con el glutamato monosódico, un aminoácido presente en las proteínas que produce una sensación gustativa distinta. El umami (delicioso o sabroso en japonés) no era ni definitivamente dulce, ni amargo, salado o ácido. En el paladar producía una sensación gustativa diferente, como la que deja el jamón ibérico, las algas, la salsa de soja o el queso parmesano. Cuando se identificaron los receptores gustativos específicos en la lengua humana, el umami se convirtió en el quinto sabor. En el año 1908, el profesor de química de la Universidad Imperial de Japón, Kikunae Ikeda, mientras analizaba unas algas kombu, muy ricas en umami, consiguió aislar uno de sus principales componentes, el glutamato monosódico (también conocido como ácido glutámico o MSG, sus siglas en inglés). Pocos años …